¿Cómo convertir tus creencias limitantes en verdades empoderantes?

¿Cómo convertir tus creencias limitantes en verdades empoderantes?

NOTA: Esta entrada, que ha sido modificada para que se ajuste al formato de Blog, apareció originalmente en mi Lista de Correo Electrónico. De la misma forma, el video que lo acompaña apareció originalmente en mis Redes Sociales: Facebook, Twitter, Instagram, LinkedIn y YouTube.

Te invito a que te Inscribas en mi Lista de Correo Electrónico, en la cual a diario envío mensajes de motivación, crecimiento personal, profesional, ideas para emprendedores, invitaciones a eventos, regalos, rifas y más. La invitación la extiendo, para que estemos en contacto en mis diferentes Redes Sociales: Facebook, Twitter, Instagram, LinkedIn y YouTube.

Siguiendo con mis reflexiones, la de hoy en una que encontrado que puede transformar tu vida y llevarte a ser el dueño y creador de la misma.

Todas las personas, tenemos creencias sobre la vida. En general, estas no son ni cierto ni falsas, solo son creencias y para la persona que las piensa, puede que si sean ciertas (eso es lo que cree). Casi todas las creencias que tenemos, las aprendimos en nuestros primeros años de vida, con lo que veíamos y escuchábamos de nuestros padres, familiares, maestros y primeros amigos. Y esta información, que realmente no es nuestra, entraba de forma automática y empezábamos a creerla.

 

Video ¿Cómo convertir tus creencias limitantes en verdades empoderantes?

 

Por ejemplo, si en esos momentos escuchábamos que cierto grupo de personas eran X o Y, lo más probable es que esto se convertiría en creencia y, por ende, creeríamos en esto por el resto de nuestras vidas. Otra frecuente, es que, si había una enfermedad en nuestra familia, nos convencíamos que nosotros también la íbamos a tener. Aunque en el tema de enfermedades pueden existir predisposiciones genéticas, con frecuencia la mente tiene un poder aún más grande.

Desafortunadamente la mayoría de las creencias nos limitan, en lugar de darnos alas, y esto lo vemos reflejado en nuestras relaciones con otras personas, con el trabajo, los negocios y más. No siempre es fácil detectarlas, pues llevamos décadas asumiéndolas como verdades, y nunca se nos ha ocurrido pensar que estas son creencias y no verdades. Pero haciendo un esfuerzo, analizando de dónde viene lo que pensamos y creemos sobre la vida, identificaremos que es información que no es nuestra. Esto es un proceso, que usualmente es largo, y es la única forma de detectar las creencias.

El segundo paso es cambiar la creencia por otra, que lo ideal es que sea empoderante. Así que si piensas que te dará la enfermedad X que toda tu familia tiene, puedes empezar a pensar, por ejemplo, que por lo que tú tienes una buena calidad de vida y haces ejercicio, eres inmune a la misma. ¡Es así de sencillo! Para algunos esto sonará loco, simplista y hasta ridículo, ¡pero así funciona nuestra mente!

La razón por la cual crees algo, es porque tu mente en algún momento así lo decidió. Y para creer algo diferente, toca que la mente lo decida, o, mejor dicho, que tu así lo elijas.

Insisto en que esto es un proceso, que tomará tiempo y para que realmente funcione, debes trabajar en esto hasta que la creencia antigua desaparezca y la reemplaces por la nueva. En el corto video que aparece en esta página web te cuento un poco más sobre este tema. 

 
 
 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 9 =

Ir arriba