Espejito, Espejito 🪞: ¿Qué dices acerca de mí?

Espejito, Espejito 🪞: ¿Qué dices acerca de mí?

Si eres un poco más joven, seguramente la historia del espejo te recordará a la graciosa e increíble película de Shrek, y, el malvado Lord Farquaad.

Claro, puede que esta referencia la tengas de alguna adaptación reciente de Blanca Nieves, como la de 2012, protagonizada por Julia Roberts, entre otros.

Ahora, si naciste un poco antes 😬, como en mi caso, puede que esta referencia inicie mucho antes, con la película de Blanca Nieves de Disney.

Y no, ¡no es que yo sea tan viejo 👴!

Antes de Netflix, incluso antes de la televisión por cable y satelital, el entretenimiento se consumía de forma muy diferente.

Para muchos de los nacidos en los años 80s, como en mi caso, así como en los 70s, crecimos viendo películas viejas de Disney y otras marcas, en Betamax y VHS (si no sabes qué es esto, ¡pregúntale a Google 🤭!).

Pero bueno, este post no es sobre Blanca Nieves, ¡ni Shrek!

Es acerca de los espejos de la vida.

¿Alguna vez escuchaste que las personas que hacen parte de nuestra vida son espejos? 

¿Y que nos muestran de manera muy viva lo que no nos gusta de nosotros?

La primera vez que escuché esto, por decir poco, ¡mi rechazo fue total!

Fue algo así (en mi discurso mental):

¿Cómo así, esas personas que detesto, aborrezco, critico, juzgo, y demás, me están mostrando lo que yo soy?

En otras palabras, esas críticas y juzgamientos, ¿no son para ellos sino para mí?

Y que lo que detesto y aborrezco de ellos y ellas, ¿yo también lo tengo?

Entender, y empezar a aceptar esto, ha sido un proceso largo.

Pero en algún momento decidí soltar mi rechazo a esta idea, y algo grande me ayudó…

Otro «elemento» que entendí hace mucho, y este si fue fácil de aceptar, es que todos estamos conectados (¿Avatar?)

De modo, que, si aceptaba que todos estamos conectados, si detestaba, aborrecía, criticaba o juzgaba a otro, ¡realmente me estaba haciendo todo eso era a mí!

¡WOW 🤯!

Esto fue lo que me llevó a aceptar la idea de los espejos, pero ha sido un proceso.

En ocasiones se me olvida y me cuesta, más que aceptarlo, vivirlo.

Pero poco a poco lo voy logrando, y comprendiendo que el resto de las personas, con lo que me disgusta de ellas, son un regalo 🎁 para trabajar en mí.

Parte de este regalo es que todavía soy imperfecto y me falta mucho, ¡y eso es lo más emocionante!

Ahora, te pregunto: ¿qué espejos están presentes en tu vida?

¿Quiénes son esas personas que no toleras, que criticas?

Puede que inicialmente no sea fácil aceptar esta idea de los espejos, e incluso, puede que, en este momento, ¡yo esté siendo un espejo para ti 🪞!

¡Y eso está bien! 

¡Tú también estás siendo espejo para otras personas!

Por favor comparte tus ideas y cómo ves y experimentas los espejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

÷ 7 = 1

Scroll al inicio